22kg common Orellana.

Menudo gustazo poder abrir una entrada para mostrar este trofeo que de momento es mi pez más pesado en lo que va de año.

Y es que se convierte en una captura especial porque había dejado de lado este embalse tan preciado para mí durante algunos meses puesto que había decidido explorar otros lugares de pesca que me han dado muy buenos resultados, dejando a Orellana apartada para más adelante.

Calculé y acerté de lleno, eché un ojo al cuaderno de sesiones y mismo lugar, misma fecha, mismo tiempo atmosférico, mismo nivel de agua y mismo modo de pescarlo.

Ocurrió de madrugada cuando después de varias picadas de buen porte apareció esta común que se arrancó en la caña que tenía en una zona más apartada, y es que como siempre estos grandes peces dejan a sus compañeras de menor porte y menos avispadas merodear en la zona en la que ella se siente más desconfiada, ya que en la zona en la que esta se encontraba el cebado era mínimo en comparación al spot del resto de cañas y estaba muy alejada del resto.

Fueron las primera noches que probaba las chufas de CGbaits, en este caso elegí una chufa xl de SV1 junto con un popup de Mulbi en medio de un cebado a base de bolas SV1, chufas y maiz mezclados con el aroma del lumen SV1.

¡Espero poder seguir disfrutando del resultado de los cebos de CGbaits destinados para estos calores cangrejeros!

 

Guadiana y el norteño.

Sin ningún plan establecido recibo la llamada de mi amigo norteño Jose Luis comentándome la posibilidad de hacer una quedada, así que manos a la obra porque en tres días nos juntaríamos en la orilla del río Guadiana, eligiendo este escenario siguiendo el buen dicho de que “cuando en Marzo Mayea en Mayo Marcea”, por lo que dejaremos otros embalses a parte para abordarlos cuando el tiempo se revuelva más.

La primera noche la pasé en solitario, con tan mala suerte de perder un buen pez cuando a punto estaba de meterlo en mi sacadera, esto fue culpa de una línea trabada en un árbol que arrancó el anzuelo de la boca del pez, pero por lo menos ya sabía que había actividad y que posiblemente mi compañero Jose podría disfrutar de alguna que otra pelea.

Llegó en su Kaddy y casi anocheciendo colocó sus posturas de manera muy correcta.
Tras un par de toques a nuestras alarmas, risas y el compartir conocimientos en la noche se arrancó la que sería su record de carpa royal que tuvimos que pelear desde la barca por la cantidad de obstáculos que poseía el río en ese tramo.Como siempre después de mis felicitaciones y las bonitas fotos que hicimos al pez, devolvimos a este a su habitat.
A la mañana siguiente comenzamos a observar como bruscamente empezó a cambiar la dirección del viento, arrastrando todo el camalote hacia nuestro pesquil, y ni las pinzas en las líneas volantes ni los desvíos sirvieron para hacernos con esta plaga.
Lo más correcto ya que esa zona lo permitía, era haber colocado unas cuerdas a modo de retención para prevenir posibles desplazamientos masivos del camalote.
¿Solución? ¡MOVING MOVING!, a otra parte y rápido porque se nos hacía de noche.

A pocos kilómetros encontramos una zona despejada de camalote y de gente, por lo que instalamos allí los bivvys después de meter las cañas.
Esa noche tras unos buenos chuletones cortesía de Jose, tiramos bastantes picadas pero de poco porte, aunque alguna más hermosa que otra se dejó ver en mis cañas, siempre en el mismo spot y con el mismo cebo, Sv1,  junto a un árbol sumergido.

Según iba pasando la mañana me pude hacer con bonitos ejemplares de royales en el mismo hot spot.

A la tarde empezó a levantarse un viento tremendo, con el que era imposible meter las líneas con la barca o realizar lances precisos, por lo que decidimos abortar antes de tiempo nuestra sesión.

No obstante tanto Jose Luis como yo nos despedidos muy satisfechos con lo conseguido y lo vivido en compañía ese finde semana.

¡Hasta la próxima Joselu!.