Tras las carpas del infierno

Llenos de ilusión, mi compañero de GoldenWater Jose y yo preparamos nuestro viaje a aguas públicas francesas que duraría una semana durante el mes de Diciembre, con el objetivo de capturar las renombradas carpas del infierno, llamadas así por la característica tierra rojiza que cubre todo el paisaje, llegando a parecer el propio infierno.

15590306_10211289785945289_9026127132150089959_n
Además, si le faltaba emoción a esta aventura, se sumaba el hecho de que iba a ser el primer contacto con los cebos de CGbaits, ya que en ese mismo mes firmé con esta marca, por lo que comprobaría el potencial de estos cebos.
Por delante nos esperaban más de mil quilómetros de viaje en nuestra querida Volkswaguen caddy de mi compañero Jose, en la que por muchos quilómetros que sean, se nos hacen cortos, ya que el noventa por ciento del camino son risas y charlas en las que compartimos ideas , opiniones y conocimientos de nuestra filosofía de pesca.
Llegados a la orilla de nuestro deseado destino, empezamos con el plan establecido, mapa en mano y a montar las barcas para llegar a la zona acordada, ya que solamente se puede acceder navegando a dicho punto.
Fueron aproximadamente tres kilómetros de trayecto hasta el punto caliente, con el riesgo de encontrarnos este ocupado. Pero por suerte el sitio que tantas veces habíamos visto desde el mapa estaba completamente libre para poder pescarlo a nuestras anchas.thumbnail_20161210_133653
El siguiente paso fue montar bivvys, para a continuación, sonda conectada y gafas polarizadas puestas para el reconocimiento de la zona.img_7284
Pudimos observar el tan irregular terreno del fondo, encontrándonos en primera línea una fila de cortados de piedra que sabíamos que dañarían nuestras líneas a la hora de traer el pez, por lo que desde el primer momento optamos por meternos directamente en la barca en cuanto picase un pez, para así, asegurar la integridad de la línea.

En cuanto a cebos, opté por centrarme en las gamas saladas de CGbaits, en concreto aposté por el Gorr (ajo y robin red) , el Maggot (harina de gusano) y Ks1 (base de krill).img_6645

El primer pez llegó la tarde del primer día, animado por el fuerte viento de tramontana que agitaba intensamente las aguas, oxigenándolas y levantando las arenas, convirtiéndose este, en mi actual récord de pez, superando los veinticuatro kilos de carpa royal y siendo el primer pez pescado con CGbaits, concretamente con un snowman de Ks1.

Fue peleada desde barca, ya que como expliqué anteriormente, decidimos que en cuanto mordiese el anzuelo deberíamos lucharla de esa manera

Cuando vimos emerger al pez con tal envergadura, mi compañero y yo nos fundimos en un abrazo explotando de

felicidad, se trataba de un momento soñado, algo mágico para el pescador de carpas que entienda lo que esto puede significar.15400958_10211238635826568_5999057374032439760_n

img_6996

Mi siguiente pez se trató de una pelotita royal, con una genética abrumadora muy característica de aquel lugar, digna de llegar a alcanzar en unos años pesos muy

elevados, ya que se trataba de la misma morfología que la carpa royal que 07122016-img_7052capturé anteriormente.

Esta vez, en el anzuelo había colocado un snowman de maggot, y llevando el mismo procedimiento de cebado mínimo en la zona, unas pocas bolitas envueltas en su mix y dip.

05122016-img_6713Tras unos días de parón al cesar por completo el viento y por los aumentos de temperatura, optamos por movernos hacia una zona cercana a la que estábamos pero de pesquil muy diferente, cambiando de pescar una zona de recula a buscarlas más en pantano abierto.

img_7057

Algo muy llamativo de mi pesquil era una linea de cañizo que avanzaba desde la orilla hasta unos diez metros hacia dentro del agua, y justo tras esa línea comencé a escuchar movimientos de peces, así que me adentré con la barca y haciendo una cruz en el extremo del palo de la sacadera empecé a aplastar las cañas hasta abrirme paso para poder colocar una postura de Gorr en esa frontera.img_7450

Este proceso me llevó a capturar mi último pez de la sesión, una carpa común de diecisiete kilos que me brindó una emocionante pelea con mi caña de diez pies, liberándola del cañizo y haciéndome meterme en el agua hasta llegar a cubrirme casi por completo.

15193414_10211180470092461_3211155930752087422_nimg_7413
Con estas capturas en mi cámara de fotos y con la gran experiencia de pescar en aguas públicas francesas, nos despedimos de esta tierra y de sus carpas del infierno, un lugar al que sin duda volveré en breve.
Un saludo, Rafa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s